jueves 19 mayo 2022

tres preguntas * tres editoriales

Soy Leticia Martin, poeta, narradora, comunicadora, y les iré trayendo cada mes tres editoriales que irán respondiendo a tres preguntas fundamentales. ¿Por qué deciden cada día hacer una editorial? ¿en qué son independientes? y ¿qué desean para el futuro? Tómenlo como una presentación en sociedad, un encuentro con distintos colectivos que trabajan por darle vida a ideas que se vuelven libros.

1. Francisca Mauas, Azul Francia (Argentina), una editorial independiente que nació en 2018 en Buenos Aires, con el objetivo de difundir la literatura que les gusta. Publicaron colecciones de cuento, novela, poesía y ensayo. En su catálogo conviven autores ya conocidos con otros que recién están empezando. Apuestan a la diversidad y a crear una comunidad tanto de lectores como de autores.

https://azulfrancia.mercadoshops.com.ar/

¿Por qué deciden cada día hacer una editorial?

Editar me parece el trabajo más hermoso que hay. Trabajar con los textos de otros como si fueran propios.

¿En qué cosas/hechos concretos sentís que la editorial es independiente? En que no depende de nadie más que de mí, su editora; y en que depende de sí misma para existir.

¿Qué deseás para el futuro de Azul Francia?

Que siga su curso natural, que me siga dando las gratas sorpresas que me dio hasta ahora, que siga encontrando autores y lectores maravillosos.

2. Pablo Silva Olazábal, Elquepiensapierde (Uruguay), una editorial nacida en noviembre de 2020, en pandemia, como cauce natural a la producción cuentística del taller literario que lleva el mismo nombre. Publica libros digitales de descarga libre y que dialogan con otras artes. En los libros se reiteran escritores y se agregan otros: la rueda continúa girando y cada texto da lugar a una nueva obra.

¿Por qué deciden cada día hacer una editorial?

Porque este proyecto se ha impuesto con la fuerza de los hechos, porque los escritores que forman parte quieren comunicar su trabajo de forma solidaria, sin costo. Se trata de gente talentosa, algunos en múltiples tareas, como Yamandú Cuevas (que generó la tapa del primer libro) o Cristina Ochoviet (que diagramó los dos libros e hizo la tapa del segundo) que es necesario mencionar: Hugo Álvarez Carpi, María Noel Arijón, Silvia Carrero Parris, Cristóbal Ibar e Irene Salom. Además se han sumado correctores de estilo entusiasmados por la propuesta que reitero, es absolutamente gratuita y hecha de manera solidaria. El primer libro contó con mi prólogo, pero para el segundo contamos con el poeta y ensayista Andrés Echevarría. Casi diría que los talentos se van sumando por atracción gravitatoria.

¿En qué cosas/hechos concretos sentís que la editorial es independiente?

La gratuidad de la propuesta, la solidaridad en la producción, el entusiasmo en la recepción: en todos estos planos solo hay disfrute y ganas de ofrecer lo más auténtico, lo mejor.

¿Qué deseás para el futuro de Elquepiensapierde?

Que siga el impulso, que sirvamos a un proyecto que es más grande que la suma de sus partes. Honestamente no sé cuál será el próximo paso, pero en el taller siempre pedimos humildad para seguir el rastro de la imaginación, porque -ya está dicho- el que piensa pierde.

3. María Magdalena y Nicolás Cerruti, Las furias (Argentina), un colectivo editorial nacido el 22 de junio de 2020 que se nutre de la poesía, el psicoanálisis, el feminismo y de la literatura para construir libros donde se privilegie la potencia de la palabra poética, las escrituras singulares y la belleza. Libros-amuletos como ofrendas, encuentros que propicien lazos, experiencias íntimas que resistan a la lógica del mercado. Las Furias es lanzar al mundo libros como pequeños fuegos. 

http://lasfurias.com.ar/

¿Por qué deciden cada día hacer una editorial?

Nacimos en el caos que significó el inicio de la pandemia. Nos propusimos libros que se anunciaban imposibles. Sostenemos ciertos principios que contradicen la lógica del mercado. Apostamos por escrituras singulares. La editorial es un elogio del riesgo, pero del riesgo que implica todo deseo. Entonces, ¿por qué? Por justicia poética. Por rabia y por amor. Por la defensa acérrima del libro-amuleto. Por la defensa acérrima de quienes escriben. Por la posibilidad de rescatar escrituras nuevas, inhallables, barridas debajo de la alfombra, no traducidas, raras. Dice Pizarnik: «sólo es posible vivir si en la casa del corazón arde un buen fuego». Y desde Las furias creemos que publicar libros es como lanzar pequeños fuegos al mundo.

¿En qué cosas/hechos concretos sentís que la editorial es independiente?

No hay ningún Amo que nos dicte qué o a quiénes publicar. El mercado editorial, como todo mercado, es un tirano. Someterse a sus leyes define si sos independiente o no. Hay editoriales pequeñas que funcionan con la ferocidad, el cinismo y el destrato de los lobos de Wall Street. Se publica de acuerdo a ciertas coordenadas que van cambiando: lobby, amiguismos, modas, lo políticamente correcto, autores que venden, popularidad instagramera, escrituras livianas o digeribles, favores institucionales. Por otro lado, ¿por qué asumimos con tanta naturalidad que les autores deben pagar por la publicación de sus libros? ¿Por qué asumimos con tanta naturalidad que no se paguen regalías, que los acuerdos puedan romperse y los contratos no respetarse, o que sea normal enviar un manuscrito a una editorial y no recibir ningún tipo de respuesta? Nuestros hechos concretos son: afrontar los costos de publicación de aquellos libros que deseamos para nuestro catálogo; pagar a les autores las regalías por la venta de los libros; cumplir con los contratos en términos de tirada de ejemplares, distribución y difusión. Y lo más importante: ofrecer un trato amoroso. Al autor y a su escritura. Pero para nosotres sólo es posible porque nos anteceden otras editoriales sostenidas por la misma política y la misma ética: por ejemplo Llantén, Salta el pez o Tanta ceniza. Existen, existimos, no es una utopía. Es una decisión.

¿Qué deseás para el futuro de Las furias?

Ofrecer libros cada vez más bellos. Ampliar nuestro círculo de lectores. Traspasar fronteras. Saltar ciertos cercos. Poder sostenernos económicamente a pesar de las tempestades. Y seguir apostando a acompañar a los libros en todo su recorrido para que continúen circulando más allá de la instancia de la presentación, a través de conversaciones, charlas y propuestas culturales.

22/12/2021

ÚLTIMAS NOTAS

Sala Silenciosa

Sala Parlante

ETIQUETAS