martes 24 mayo 2022

Texturas viene de texto

Morena Ponce *

Un tejido, una unidad respecto a su entorno, el término remite a una sensación táctil, un fragmento dice: un poema es una proyección distinta a todos los demás objetos con los que compartimos espacio y tiempo. Me detengo a observar todo lo que ocupa espacio a mi alrededor, siete cajas completamente rodeadas por cinta de embalaje, una biblioteca casi vacía, diez macetas esperando que las riegue, un parlante con forma de radio vieja que acaba de silenciarse. Mientras escribo pienso: me parezco a todos los objetos de esta casa. Estoy sedienta, vacía, y en silencio. Una unidad respecto a su entorno. No soy un poema, estoy mimetizada con las cosas que habitan este departamento. No llego a ser esa proyección distinta. Ropa sucia, mucha ropa, un sahumerio consumido al que le pedí cosas antes de prender, una estampita de la diosa del mar, a ella también le pedí cosas, una bandera colgada en la ventana a la que no le encuentro sentido. Un poema es una cuerda floja tendida entre la realidad y el lenguaje. Entre la realidad y el lenguaje. Una cuerda floja. La poesía es una cuerda floja. Mi caída es un evento extraordinario ¿De qué manera particular se cuentan los eventos extraordinarios?


Nací en Bariloche en 1997, y desde los 18 años que vivo de manera intermitente en la provincia de Buenos Aires. Publiqué dos poemarios, el primero “El lado áspero de la ternura” y el segundo “Materia Blanda”. Brindo talleres de escritura creativa y de poesía. Hago un poquito de todo en todos lados, mi desafío siempre será aprender a quedarme en algún sitio, creo que también por eso escribo. 

03/03/22

ÚLTIMAS NOTAS

Sala Silenciosa

Sala Parlante

ETIQUETAS