lunes 27 septiembre 2021

¿Qué es la juventud? vol. II

Foto: INJUVE Argentina

Porque es una idea en movimiento, para este Día Internacional de la Juventud nos propusimos indagar en los distintos conceptos y vivencias que tienen lugar en Iberoamérica. 

Entre sentidos atemporales y una sensibilidad contemporánea, jóvenes de distintos países de la región nos cuentan qué representación asume esta experiencia en el mundo actual.

Es la esperanza de un futuro mejor

Alan Domínguez, 22 años, Paraguay.

La posibilidad de una transformación es la esencia de la esperanza. Para mí, la juventud representa esa posibilidad: la esperanza de un futuro mejor, con más educación, justicia y desarrollo para todos.

Como dice un gran mentor: Todo lo que vale la pena está cuesta arriba. Como jóvenes, tenemos la oportunidad de luchar por eso que vale la pena y ser catalizadores de un verdadero cambio para nuestro futuro. Entonces, si me preguntaran qué es la juventud, diría que es la esperanza de un cambio.

Es la capacidad de poder afiebrarse por un ideal

Fernanda Popolizio, 27 años. Argentina

La juventud es ese sentimiento oceánico de querer y poder cambiarlo todo, y la responsabilidad de mantenerlo encendido. No como una etapa cronológica individual, sino como una energía gestora de profundos cambios colectivos. Ingenieros (1913) ya planteaba que no se nace joven, se debe adquirir la juventud. Y la adquiere quien tiene la capacidad de poder afiebrarse por un ideal, de poder perseguirlo. Es eso que estalla, y lo que marca el camino del tiempo que vendrá, como así también de todo aquello que no va más. La juventud como prólogo de cualquier época.

 

 

Es querer asaltar los cielos sin tener ni para la escalera

Carlos Léaud, 27 años. España.

La juventud es la etapa más propensa a lo colectivo. La voluntad de asociarse, juntarse con otres, crear… Un periodo de metamorfosis constante y de vivir a flor de piel. Pero también es sinónimo de precariedad. No es un fenómeno universal, pero es definitorio de la mayoría. Buscarse la vida, hacer malabares para llegar a fin de mes y aun así destinar lo poquito que se tiene a cambiarnos a nosotres y a nuestro entorno. La juventud es querer asaltar los cielos sin tener ni para la escalera.

 

Es aprovechar esa energía para ser agente de cambio

Priscila Alejandra Moreno Pazmiño, 27 años. Ecuador.

Para mí la juventud es una época fugaz, pero hermosa, para sembrar las semillas que luego cosecharás conforme pasen los años, es una oportunidad para crear, para hacer sueños realidad, pero también es tener la gran responsabilidad de aprovechar bien ese tiempo, energía y vitalidad para ser agente de cambio, en pro de construir un país, un mundo más equitativo, diverso, un mundo más justo. Como bien lo dice esta conocida frase, “la juventud es un divino tesoro”.

 

Processed with VSCO with c1 preset

Es nuestra energía y nuestras aspiraciones

Carolina Fernandez Fernandez, 21 años. Colombia.

La juventud es nuestra energía y nuestras aspiraciones, la energía que tenemos para levantarnos cada día y enfrentarnos a cada cosa que se presenta, esa juventud que trae envuelta la aspiración de alcanzar nuestros sueños, aquellos sueños que nos hacen vibrar y reconocer que nuestra juventud es ahora, en este instante. En el Día Internacional de la Juventud, prioricemos los logros y la valentía de nuestros jóvenes.

Es asumir una conciencia del tiempo y de sí

Wendy Pérez Bereijo, 28 años. Cuba. 

La juventud es una etapa de la vida en la que la persona asume una conciencia del tiempo y de sí muy distintas a otras etapas. Es el momento en el cual se abren oportunidades sociales, emocionales, y uno se reconoce así mismo con un buen estado de salud y  vigorosidad. Suele ser una época de construcción de la responsabilidad, la ética y de los compromisos sociales que marcan el desarrollo futuro de la persona. Pero también es una experiencia de desgarramiento, en un doble sentido. Allí comienza y se esfuma la sensación de eternidad de la niñez y la adolescencia, y echan a andar cuestiones como el sentido de la responsabilidad y del compromiso. Y, en el declive, ante la conciencia de que es “algo que pasa”, aparece la angustia por no haber logrado todas esas cosas que se suponía se debían alcanzar.

Es la llama vivaz de la participación

Viviana Rodríguez Bustamante, 27 años. México

La juventud es la máxima expresión de la energía, la reflexión, la lucha y la  llama vivaz de la participación en la búsqueda constante del bien común. Ser joven es mucho más que la apariencia suave de la piel: es sentir el impulso constante de querer entender el mundo y revolucionarlo. 

En la mente de las y los jóvenes no existen dudas, pues se tiene valentía y se vive el proceso de construcción de la experiencia. Es por eso que la voz de la juventud es acertada: en ella hay razón, corazón, pasión y vocación. Resulta imprescindible, entonces, que los ideales de la juventud sean escuchados y defendidos porque son esas las ideas brillantes que el tiempo y la preparación podrán pulir para hacer grandes acciones en beneficio del mundo.

 ¡Que el espíritu de lucha de las y los jóvenes nunca se acabe y su temporalidad en cada vida permanezca!

Es un salto al vacío

Paúl Jarrín Mosquera, Ecuador.

Ser joven en Latinoamérica es un salto al vacío. Si te aferras al sistema capaz encuentras, luego de mucho esfuerzo, una hábil palanca, un trabajo remunerado pero eso es el privilegio de cada vez un grupo más reducido de personas. Para las grandes mayorías nos quedan casi siempre tres caminos: migrar encomendados en todos las vírgenes y santos conocidos para poder cruzar con vida, organizarse y luchar con la frecuente posibilidad de represión, cárcel, muerte y desaparición, o re-inventar la vida y las formas de construir las utopías colectivas, para que cuando aterricemos del salto al vacío, encontremos alguna que otra rosa entre tantas espinas.

 

Es construir nuestra identidad

Dayana Elizabeth Revelo Ortiz, 22 años. Colombia.

Ser joven es construir nuestra identidad y buscar ser auténticos en nuestros entornos. Es permitir que los demás reconozcan nuestra personalidad para lanzarnos a un mundo lleno de sorpresas, el cual nos va a permitir aventurar, aprender, planear, soñar y, sobre todo, arriesgarnos a construir un futuro desde nuestra creatividad y perspectiva de ver el mundo, sin importar todos los obstáculos que se puedan presentar en el camino. 

ÚLTIMAS NOTAS

Sala Silenciosa

Sala Parlante

ETIQUETAS