lunes 14 junio 2021

Niño Etc. & Facundo Galli: “La Mirada Prestada”, un nuevo disco a dúo grabado en los paisajes del sur.

Daniela Laigle Saffier *

Hace varios años escribí: “Nacido en las afueras de la Ciudad de Mar del Plata, conversamos con el músico y compositor, Facundo Galli, sobre sus influencias, sus recuerdos y la función social de la música. Su disco Last Pamperito, un remanso de paz para los sentidos”. Hoy en tiempos que escasea la tranquilidad, dónde la  ansiedad no calma y la pandemia no culmina. Encuentro una gran similitud con esas sensaciones, volver a revisitar las palabras del pasado no hace más que reafirmar el presente.  Propagaciones parecidas pero no iguales. Con ritmo de pueblo, una buena pausa para disfrutar el detalle.

En esta ocasión, lo que nos convoca es el lanzamiento de “La Mirada Prestada”. Un disco y documental grabado a Dúo con Niño Etc. en el paisaje barilochense. Lleva consigo algunas versiones de canciones que ya conocemos como “Un desvío”. Los momentos en donde la incertidumbre es enorme, la música nos acerca e incluye. Según decía Galli en aquella entrevista: “La música moviliza siempre. Nos dijeron que había una música determinada para cada estrato social, para separarnos y se confundieron. Lo que nos separa es el prejuicio, la falta de respeto”. Según el propio Galli, y coincido, el arte no hace más que unir. “Nos estamos dando cuenta de que estamos todos en la misma y nos hacemos bien entre todos porque la música incluye siempre. Porque no se piensa, se siente y todos sentimos”.

1- Contame un poco sobre el último disco “La Mirada Prestada” (un álbum de canciones grabadas a dúo con Niño etc) ¿Qué significó poder grabar en una cabaña en Bariloche tanto el material del disco como el audiovisual?

Con Nano (Niño Etc.) nos conocimos en la bienal de 2015 y a partir de ahí siempre estuvimos en contacto compartiendo conciertos, y fuimos generando una amistad muy linda. Este disco es algo que teníamos ganas de hacer hace tiempo y se pudo concretar, por suerte, este verano. Viajamos a Bariloche a la casa de nuestro amigo fotógrafo Diego Ortiz Mugica, y en una cabaña de madera que funciona como su galería de arte, grabamos 10 canciones en una semana.

El contexto le aportó al disco un nivel de concentración muy alto que se nota en general, y en la interpretación de las voces en particular. Fue como un retiro espiritual, con pocas distracciones y el foco puesto en dar lo mejor en cada canción. En este sentido fue muy importante la participación de Nicolás Pestarino que no solo ubicó los micrófonos y operó la grabación, sino que también nos guió en encontrar la forma y el momento más adecuado para grabar cada canción. En cuanto a lo audiovisual, contamos con la compañía de Guido Romano (Filmonkey) quien fue registrando silenciosamente todo el proceso y combinando la naturaleza y los paisajes con nuestro trabajo dentro de la cabaña.

2- ¿Cuál es el mayor desafío desde la composición y la producción al respecto de tomar la decisión de realizar un disco a dúo?

En nuestro caso no somos artistas que construyeron una identidad de cero como dúo. Al contrario, cada uno viene desarrollando su camino solista y coincidimos en este proyecto que nos aporta algo distinto y enriquecedor. Entonces, creo que el mayor desafío fue lograr que nuestras identidades se mezclen de manera orgánica.   Es decir, permitir que las decisiones estéticas del otro determinen tu obra, pero sin perder tu estilo. Es un trabajo en conjunto, y a la vez muy personal. Todo lo demás es cuestión de dialogar y ponerse de acuerdo. Por suerte con Nano tenemos un criterio similar,  y yo sé que puedo descansar una decisión de un arreglo o una letra bajo su punto de vista, y a él le pasa lo mismo conmigo.

3- Retomo una pregunta que te hice hace varios años ya, en el 2020 todavía crees en: “La música como impulsos de amor entre gente “.¿Consideras que puede ser un estímulo para favorecer núcleos saludables en nuestra sociedad? ¿Se puede considerar a la música un refugio o un lugar para encontrar tranquilidad?

Con respecto a esta frase “La música como impulsos de amor entre gente’’ lo sigo creyendo, y también creo que es muchas cosas más, lógicamente. Es muy grande lo que para mi representa la palabra ‘música’ y la puedo relacionar a tantísimos aspectos que exceden los ‘’impulsos de amor’’, o que los combinan con otros impulsos no necesariamente amorosos. Creo que toda adjetivación depende de qué es lo que le pide uno a la música. Y, en todo caso, si la música se lo da o no en un determinado período de tiempo.

Dicho esto, pienso que siempre será un estímulo para mejorar la calidad de vida de las personas, y que quedó comprobado que en esta larga cuarentena la música y otras expresiones artísticas han sido un sostén importante para mucha gente. Mi aporte en este sentido es la cercanía, que es algo que vengo trabajando desde mucho antes de la cuarentena. Es mi búsqueda a través de un género tan popular como son las canciones. Me interesa que quien escucha una canción mía por segunda o tercera vez ya pueda intentar cantarla y sentirla propia.

4- Hagamos un repaso por tu recorrido musical, ya tenés cuatro discos editados y un buen tiempo en la escena porteña desde que llegaste a la ciudad: ¿Sentís que estás donde querías estar? 

Si, siempre estoy donde quiero estar, porque de eso se trata haber elegido este camino. No hay trofeos. Me pongo metas cortas y voy. Hay muchos objetivos que he alcanzado y otros obviamente aún no, y en eso estamos. He crecido como músico y de a poquito mis canciones llegan a más y más gente. En los últimos años logre encauzar mejor mi energía, tocando menos pero en mejores condiciones, cuidando más la propuesta. Y también descubriendo que se trata de disfrutar más y hacerse menos problemas, que eso también me pone en un lugar en el que quiero estar.

5- ¿Qué lugar ocupan los recuerdos de tu infancia en el momento de componer una canción?

Siempre tengo contacto directo con las vivencias de niño, sobretodo porque tuve una infancia muy pintoresca, en un contexto fuera de lo común para la mayoría de los chicos de mi generación. Last Pamperito y Liebre están llenos de referencias, y en Tren, ya con menos inocencia,  jugué con un concepto ‘ferroviario’ que tiene que ver con mi niñez en Estación Chapadmalal, y mis primeros años de cantautor en Temperley, cerca del Barrio Inglés.

 En ‘La Mirada Prestada’ hay una canción que le dediqué a mi guitarra, y está ligada al recuerdo de la hora de la siesta en Chapadmalal, sacando mis primeros acordes. Se llama ‘Fogonera’.

6- ¿Qué planes tenían con el disco para este año 2020? y ¿Por qué considerás que este es el momento indicado para hacerlo?

Originalmente, teníamos la idea de presentarlo en un teatro a mitad de año. Cuando comenzamos con la mezcla, comenzó la cuarentena, así que fuimos trabajando a la distancia con Nico Pestarino desde su estudio, y nosotros cada uno desde su casa. A medida que pasaban las semanas nos fuimos dando cuenta que iba a ser muy difícil presentarlo este año en un vivo presencial, pero nunca dudamos de que debíamos sacarlo este año, más allá de las circunstancias. Tanto Nano como yo creemos que hay que hacer las cosas a su debido momento, y este es el momento para ‘La Mirada Prestada’, un disco atravesado por el cielo abierto del sur, por la  inmensidad de esos paisajes, que llega como compañía para este momento de encierro, en invierno.

Facundo Galli es cantautor. Nació en Mar del Plata y creció en el pueblo Estación Chapadmalal. Actualmente vive en Buenos Aires. Tiene como solista 3 álbumes de estudio: Last Pamperito (2013), Liebre (2016) y Tren (2019). En sus canciones mezcla influencias del pop, el folclore y la música rioplatense; y en sus letras busca una síntesis de belleza y cotidianeidad. Todas sus composiciones parten de la guitarra acústica y la voz, y luego son enriquecidas con aportes de los músicos que lo acompañan. Además de su proyecto solista, en 2017 formó ‘La Liebre y el Caracol’ junto al cantautor Julián Oroz, en donde interpretan canciones de ambos en formato de 2 guitarras y 2 voces. Con este proyecto lleva grabados 2 EP: La liebre y el caracol vol 1 y vol 2. En Enero 2020 grabó ‘La Mirada Prestada’, un disco a dúo con el cantautor Niño Etc. en San Carlos de Bariloche, que está disponible desde el 31 de Julio en todas las plataformas y en formato CD.


*Es curadora y gestora Cultural.  Productora integral, profesional con más de ocho años de experiencia en el ámbito público y privado nacional e internacional.

ÚLTIMAS NOTAS

Sala Silenciosa

Sala Parlante

ETIQUETAS