martes 24 mayo 2022

Entrevista a Florian. Como una carta de presentación, su primer disco X AMOR

Franco Mezza

Después de su experiencia en Callate Mark y en Los Fabulosos Cadillacs, y de sacar varios singles como solista, entre ellos La Fe, Mi Amor Se Fue, Lejos de mí y TKM, que tiene más de 1.600.000 reproducciones, Florián Fernández Capello lanzó su disco debut “X AMOR”.

En el marco de este primer disco conversamos con Florian, en el barrio de Boedo, sobre cómo fue el proceso de este nuevo y enorme desafío, en un momento muy particular para todos como es la pandemia. También nos metimos de lleno en las profundidades del disco para ver cuáles fueron sus principales motores.

¿Por amor a qué?

Yo creo que por amor es más un motivo que una dedicatoria a algo o alguien. Cuando empecé a pensar y hacer el disco, y las canciones, salió este primer tema, X amor, que es una canción de amor o de desamor clásica y es algo que está reflejado en el disco, pero después agarrándolo me di cuenta que ese título representaba muy bien todo lo que sucede ahí, en el sentido más amplio posible todo lo que es este disco, todos los sentimientos que están involucrados ahí. Porque entiendo que cuando hago una canción es todo por amor, con todo lo que eso implica: las alegrías, las tristezas, las frustraciones, el deseo de que algo suceda, y bueno principalmente, estar haciendo esto que hago.

¿Es el amor un tema transversal en tus canciones? ¿Es un terreno o un escenario que nos da la posibilidad de entregarlo todo, de “jugársela”? ¿Es un juego lindo de ver y difícil de jugar?

Cien por ciento. Me gusta mucho la parte del final, que es lindo de ver y difícil de jugar pero al mismo tiempo pienso que por eso también es lindo de jugar. Es tan lindo como difícil y me parece que eso es lo más atractivo. Como todos los juegos que nos gustan. Y me parece que si, como te decía antes, uno a veces piensa en el amor en un sentido más corto, más romántico y de pronto yo descubro que eso, cuando hacés un disco, donde estás de repente contando un montón de sentimientos tan profundos y tan íntimos, y estás en esa, jugándotela por algo que querés hacer y que querés salir a mostrar, eso para mí es un acto de amor enorme. Me parece que ese sentimiento es siempre el motor de todo, de todo lo que hacemos y nos involucramos emocionalmente. Yo veo el amor así, me doy cuenta que eso me sucede en muchos aspectos de mi vida y en las cosas que me importan, independientemente de lo relevantes que sean. Como por ejemplo ir a jugar al futbol con mis amigos, donde a todos nos une un mismo deseo y un sentimiento de amor muy profundo, porque lo hacemos solo porque nos gusta jugarlo juntos y porque nos queremos. Lo mismo pasa cuando estás haciendo música o cuando estás viajando o tenés una mascota que querés, o cuando compartís tiempo con la familia, lo que sea. Entonces sí, seguro que es un tema súper protagónico y por eso el título del disco, porque es motivo de todo.

¿Qué sensaciones quedaron más latentes del proceso de grabación del disco? Del laburo con Mariano Otero, de trabajar en pandemia.

Divido un poco las sensaciones. La parte más fácil de identificar son las sensaciones más lindas de haber grabado un disco, de haber compartido ese momento con Mariano, una persona muy talentosa y que acompañó espectacular el proceso. Sinceramente es algo que disfruté mucho e incluso, en relación a la pandemia, que obviamente a todos nos pegó, para mi estar grabando un disco fue un poco una salvación. Hay algo de hacer shows en vivo, tener que tocar streaming, era tener que renegar un poco o modificar algo. En cambio, en este caso, grabar el disco era lo único que nosotros podíamos seguir haciendo prácticamente como nos gusta. Obviamente sufrimos cambios en relación a los tiempos, un montón de imprevistos, cosas que se atrasaron, situaciones que se fueron modificando. Pero más allá de esto para mí era un lugar que me salvaba un poco.
Después me queda toda una sensación muy grande, quizás la más importante, que es la que tiene que ver con todo el aprendizaje de lo que implicó involucrarme en hacer un disco. Es mi primer disco solista, y si bien ya había grabado discos antes de otra manera o había grabado mis canciones solo, ponerte en el proceso de hacer ocho canciones y que tengan un sentido, con todo lo que tenés que decir ahí, y que encima sea un debut, es una presión. Ahí me encontré con un montón de desafíos en relación a cómo quería expresar las cosas que me importan. En relación al oficio de cantar un disco entero, por ejemplo, que es la primera vez que lo hago. Me vi con obstáculos muy grandes y una puesta a prueba de mi manera de hacer música. Me queda una sensación de haber aprendido muchísimo y también de tomar dimensión del enorme desafío que es hacer un disco. Me parece que hoy en día vivimos en una era donde todo sucede muy rápido y nos demanda resolver a una velocidad que, quizás, hace que perdamos de vista que las grandes cosas llevan tiempo y eso es un aprendizaje para mí. Saber que involucrarse en un disco de música donde uno quiere contar todas estas cosas es un desafío grande que implica ponerse a punto emocional, mental y profesionalmente, y que es una elección de vida de acá en adelante.

Como mencionaste recién, hasta ahora venías compartiendo producciones en formato singles, ¿cuál es la gran diferencia, en cuanto al trabajo y el armado del concepto, de pensar en un disco? ¿Te gustó abrir ese mundo?

Me gustó muchísimo abrir ese mundo. La verdad es que es un desafío muchísimo más grande. Me parece que hacer singles es definitivamente más fácil, no por eso menos meritorio. Yo los disfruto un montón. Me gusta, me divierte y te da la posibilidad de plasmar chispazos que está muy bueno también. Vos tenés y te metés en un mundito pequeño que lo contás ahí, y así sale. Y así yo sentí todas las canciones que saqué: estaba con algo, me atravesaba esa sonoridad, esa letra, esa historia: vos salís y contás eso. Es contar un cuentito, puede ser muy poderoso pero también es más corto. Cuando hacés un disco, a mí por lo menos, me interesa que todo lo que suceda ahí tenga que ver, que esté conectado y al mismo tiempo que cada canción sea especial. Que cada tema tenga su singularidad, su propia historia y su propia luz, pero que todo siga siendo parte de X AMOR. Todo dentro de un mismo concepto y eso representaba un desafío. Tuve que trabajar mucho más en las letras. En un single escribo una letra, le retoco algo que no me gusta y la saco, pero acá, en cada letra, tenía que pensar cuánto tenía que ver con las demás, si me estaba repitiendo, si había cosas que ya había contado e intentaba hacerlo de otras maneras, entonces tuve que trabajar mucho más en eso. En cosas de la música, en ver de qué manera iba contando esa historia, y es un trabajo muchísimo más profundo pero me encantó, y me parece la verdad de todo. El verdadero desafío del músico. Cantando pasa lo mismo; si un día estás bien, vas, cantás el single y lo metés, pero acá es distinto. Capaz había canciones que las resolvía bien y otras que eran muy difíciles y me llevaron mucho tiempo. Cada canción te presenta un desafío distinto, a veces te encariñás más con una, con otra se te complica más, pero es parte y me encanta, me parece lo más lindo de todo.

En lo personal por los diferentes tópicos que vas desenhebrando a lo largo del disco me dio la sensación de que es como una radiografía muy propia de Florián. Una carta, una confesión, una presentación de ese mundo interno que por momentos sale y por momentos se refugia. Ponerle paredes transparentes a esa casa para que veamos un poco qué hay del otro lado del deber ser, de las imposiciones, del miedo, de las distintas formas de querer y ser.
A lo largo del tiempo se le han puesto distintos roles, nombres o metáforas a los primeros discos. En ese sentido este primer disco, ¿qué es para vos?


Comparto mucho tu análisis y me parece que es muy acertado. Creo que sí, que este primer disco es un poco como una carta de presentación. Por lo menos una carta de presentación de mis emociones. Después aparecen muchas cosas más también, que tienen que ver con la música y con las cosas que me gustan. Pero fundamentalmente me parece que es eso, me tomé este primer disco como una manera de introducir este proyecto, porque más allá de que tengo unos singles que se fueron encaminando hacia un lugar, siempre el primer disco es una oportunidad importante como para decir quién sos, y me parece que representa bien eso, representa todos mis temores, todas mis inseguridades, y al mismo tiempo representa todo lo que me gusta, todo lo que amo, son sentimientos que van muy de la mano. También por ser el primer disco me permití contar muchas cosas de forma muy explícita que quizás el día de mañana no sé si lo haga. Yo no me doy cuenta que hay cosas que escribo, ahora, en este momento de mi vida, que siento que quizás en unos años me dé un poco de pudor cantar, pero me parece que está bien que lo haga igual, porque eso es lo que estoy intentando representar ahora y decidí profundizar en eso. Asique me parece que es eso: como una gran carta de presentación de todas mis emociones, lindas y negativas.

¿Cuándo compusiste estos temas? ¿Cuáles son tus mayores fuentes de inspiración? ¿Fueron cambiando con el tiempo?

Cada una de las canciones las compuse en un momento de diferente. Por ejemplo “x amor”, que es el single, hace mucho tenía la idea. Es más, me acuerdo que en el primer show que hice en La Tangente, la toqué en la prueba de sonido. Tengo ese recuerdo y me hace pensar en lo vieja que es la idea y de tocarla muy distinto y con otros detalle pero eso, en ese momento ya existía.
Y después durante todo este tiempo, y en pandemia sobre todo, fui profundizando y ahí aparecieron canciones sobre la marcha. También con Mariano a veces nos dábamos cuenta que faltaban más cosas y nos poníamos a componer o yo le llevaba ideas nuevas u otras que ya tenía hace bastante. Y ahí empezamos a hacer una selección, pensando qué canciones entraban en ese combo. Todas tuvieron transformaciones. Mariano, de por sí, es una persona que le gusta cambiar mucho las cosas, que siempre encuentra una forma distinta de ver y que le gusta ese desafío. A mí me cuesta un poco más soltar pero entre los dos llegamos a un buen híbrido. Y bueno así fue, nos fuimos involucrando en ese proceso juntos y con el tiempo encontramos este camino. Algunas canciones por ejemplo mantuvieron bastante la esencia del principio y otras se transformaron por completo.
Siento que en general la inspiración surge un poco a partir del tema o de ese momento en particular. En este caso, por ser el disco y porque me di cuenta que aparecía este concepto de por amor, los sentimientos y las emociones, cuando iba a encarar una letra ya sentía que tenía, más o menos, marcado el camino para dónde ir. Pensaba qué iba a contar en relación a las emociones, como que ya había un patrón, pero después cada tema me lleva para un lugar distinto. Así es que hay temas que son re de amor o desamor, más románticos y temas que hablan más de una oscuridad interna o de cosas así, pero ya con el patrón de hablar de las emociones me permitió preguntarme, en cada caso, qué quería contar en ese marco. Y así como voy empezando a hacer la música y eso me lleva para una sintonía, lo mismo me pasa con la letra. Empiezo a entrar en un mundo y ahí ya empiezo a descubrir. Me pasa que cuando compongo lo vivo como si la canción ya estuviese hecha y yo tuviese que ir sacándola, como reconociéndola. A veces también toco un acorde y digo “este no es, este no es” hasta que digo “ah, es este”. Lo mismo me pasa con la letra, “ah era esta palabra”, y en realidad no estaba de antemano pero mi sensación cuando termino un tema, es que ya existía en realidad y solo logré descubrirlo, lo flasheo así.

¿Qué tan presente crees que está, consciente o inconscientemente, el barrio de Boedo, la familia y les amigues, en tu forma de ver y vivir el mundo, y por ende, en tus canciones y en el disco?

Creo que están cien por ciento presentes, lo que pasa es que quizás en el disco aparecen de forma menos explícita. Son cosas que están un poco más guardadas, un poco más para mí, porque es mi historia. Pero es completamente así, y volviendo un poco a las primeras preguntas, es parte de ese por amor. Hoy en día haciendo esto me siento plenamente acompañado por mi contexto, eso es una parte enorme. Hacer un show y que vengan mis amigos, venir al barrio o estar con mi familia, es una parte muy grande del proyecto. Y es una manera que tengo yo, y que tienen mis amigues, de encarar la vida, que para mí es con amor, con pasión y acompañándonos siempre, y esos son valores que en mi familia, en mis amigues y en el barrio están. Quizás en el disco no aparece tan explícitamente pero están, está en el concepto de cómo me importa vivir las emociones, con compromiso. Y después más implícitamente pero incluso todo eso que es bellísimo también siempre tiene una contracara, siempre tiene sus costados difíciles, y para mí el disco también habla de eso. Habla de la familia, de los amigos, de los vínculos en sus cosas más lindas y sus cosas más complicadas. A veces lo que toca es enfrentarte a eso, hay temas como “Todo a  cambio”, “Mi fantasma” que también incluyen todo ese mundo que me interesa. Hablar de las emociones, hablar de esto, haciéndonos cargo de todo, de todo lo lindo y todo lo complejo que es al mismo tiempo.

Se puede decir, entonces, que hay algo en tus canciones, en X amor, en La máscara, en Mi fantasma, Todo a cambio, que describe una sensación que habita en muchas personas y que quizás se potenció con la pandemia. Como un reflejo del tiempo que nos toca vivir con mucha presencia de las redes sociales, de los códigos que estas manejan y del encuentro crudo con uno mismo.
¿Sentís que estuvimos mucho tiempo en casa, en soledad, sin la necesidad del disfraz y ahora es un poco más difícil ponerse la máscara para salir? ¿Hay temor de mostrar los lados más vulnerables, lo que no aparece en las redes? ¿Hay riesgo en compartir cómo vivimos y cómo nos duele el mundo? ¿Cuánto lugar hay en el cotidiano para estar mal y compartirlo?


Yo por lo menos siento todas esas cosas que acabas de decir. No podría hablar por el resto, porque me imagino que cada persona lo vive de una forma distinta, pero sí creo que debe ser un denominador común en este último tiempo. En la pandemia la gran mayoría, imagino, se tuvo que enfrentar a estos fantasmas de los que hablamos, porque estuvimos obligados, de alguna manera, a lidiar con nuestra soledad y eso te obliga a enfrentar un montón de cosas. Yo antes de la pandemia quizás lograba escaparme mucho más de estos sentimientos, o no sé si lo lograba pero lo intentaba más seguido. De esta manera por momentos podía esquivar los sentimientos o preguntas que se me aparecían. Igual cada tanto las tenía que enfrentar pero menos seguido. Pero sí creo que sentí que tenía la oportunidad, haciendo estas canciones, de contar algo que, no sé si a todos, pero sé que a mucha gente le sucede, y quizás, como decís vos, no hay tanto lugar para charlarlas. Es loco porque además son cosas que no tienen nada de malo, son cuestiones muy reales y muy normales. Para mí era interesante poder poner sobre la mesa algo que me pasaba y sé que mucha gente lo va a compartir. Eso; miedos, las cosas que se nos juegan en esa soledad, o la dificultad para armarse y salir al mundo, que es difícil, que cuesta, que nos obliga a lidiar con un montón de cosas que a veces no nos da la energía. Yo siempre me sentí un poco identificado con esa sensación de montarse un poco, de ponerse un disfraz para salir a encarar algunas cosas. Me parece que es linda la posibilidad de blanquear algo y creo que esta puede ser una manera. Siento que capaz esto le genera a otro la posibilidad de decir “a mí también me pasa”, y a mí eso me gusta. Porque a mí también me pasa a veces cuando escucho una canción donde alguien habla de algo y digo “ah, a mí me pasa lo mismo, vamos con esa”, y no pasa nada, podemos hablar de lo que nos sucede, podemos hablar más de nuestros miedos. Vos hace un rato mencionabas a las redes sociales, poca gente pone en las redes cuando está mal, lo cual me parece perfecto que sea así porque no sé si las redes son el lugar para comentar eso, pero sí que vivimos viendo y mostrando más una imagen de lo bueno que de lo otro. Y bueno, por qué no hacer una canción y darnos la posibilidad de decir “che, también esto nos sucede”.


En el tema Tengo miedo aparece un deseo… Si pudieses irte de acá, ¿a dónde irías?

Ese deseo que aparece en “Tengo miedo” es si pudiese irme un rato de mí mismo, de mi cabeza. Creo que con eso ya me alcanzaría. Es una canción que habla un poco de lo difícil que es estar encerrado en tus propios pensamientos, en tus propios miedos. Es para mí de los peores encierros, porque no salís abriendo una puerta, por lo menos no una puerta física, real. Entonces a veces no tengo claro hacia dónde pero si tengo claro que tengo una búsqueda de poder salirme de ahí, un poco. A estar más en paz, no sé bien dónde es eso, quizás sea acá en Boedo tomándome un mate, o en el lugar dónde esté pero un poco más tranquilo. Esa es un poco la búsqueda.

¿Y hay algo de eso en el último tema?

Hay Sol es más un cuentito. Es un cuento donde vi que podía relatar esto de lo que estamos hablando pero en otra persona, y me daban ganas de eso. Flasheé un cuento de esta niña que es como súper poderosa y que tiene la posibilidad de usar su poder interior para darle pelea a todas estas dificultades que pone la vida y un poco sobre el final esa situación donde yo digo que solo quisiera que me enseñe cómo, esperando un poco esa señal. Asique es bastante parecido solo que visto desde afuera. 

¿Cuánto más hay para decir y no entró en el disco? ¿Hay presentación en vivo? ¿Cómo se siente volver a tocar con banda completa después de tanto tiempo?

Yo creo que hay todo por decir. Por suerte es mi primer disco y esto recién arranca. Me entusiasma pensar que ya hay muchas cosas de las que quiero hablar, pronto, y sobre todo me entusiasma pensar que no sé cuántas cosas más van a ir apareciendo para contar. Cuántas versiones más de la música que haga va a haber, o de mí mismo, o del mundo, lo cual me entusiasma y me asusta al mismo tiempo. En ese sentido esto recién empieza y es de las cosas que más contento me ponen.

La presentación del disco es el viernes 10 de diciembre en el anfiteatro del Parque Centenario a las ocho de la noche. Francamente volver a tocar es lo que más contento y motivado me tiene. De hecho para mí es un show muy especial, no solo porque presento el disco sino porque entre tantas cosas, el 10 de diciembre se cumplen como dos años y un par de días de mi último show, que es pre pandemia. Si bien en pandemia hice algunas cosas, hice un show chiquito acústico en Capital y después hice unos shows en Mar del Plata, también acústicos, no fueron con la banda, y no fueron en el formato más grande, que es el más me gusta. Pensar que la última vez que me subí a un escenario con una banda fue hace dos años para mí es ridículo, y es algo que yo disfruto realmente mucho y que me importa mucho. Como que en este proceso de estar sacando el disco, en general, la gente que me rodea y que labura conmigo, siempre hace más hincapié en eso, como que estás por sacar el disco que es el momento más importante, y yo la verdad que tengo muy puesta mi energía en el show, porque para mí es el momento más lindo. El momento más real, donde te ves con la gente que lo escucha, estás con tus compañeros haciendo música, y después, de nuevo, porque no lo hago hace dos años.
Asique estoy muy contento, también nervioso pero muy entusiasmado y creo que realmente va a ser un show increíble. Los espero a todos con muchas ganas, porque me parece que va a estar zarpado.

A pesar de todo lo que vivimos estos últimos dos años, ¿pensar en lo que se viene en 2022 es una locura? ¿Qué podemos vislumbrar de Florián en ese futuro cercano?
Ya recorriste un poco de la región con la música, tanto con Callate Mark como con los Fabulosos Cadillacs, ¿qué le podemos decir a la gente de Iberoamérica? ¿Estás pensando en una gira?


Si algo aprendí en estos últimos dos años es en intentar pensar a mediano plazo y no tanto a largo, así que no se cuán locura es pensarlo, pero sí te puedo hablar de mi deseo y de mis intenciones que ya se están poniendo en marcha, que son salir a tocar. Como te conté hace un rato, eso para mí es el disfrute máximo, porque si hago un disco es para salir a tocarlo.
Mi idea del 2022, después de hacer la presentación acá en Buenos Aires, primero es salir a presentar el disco por todo el país y después sin dudas que me encantaría llevarlo para todos esos países tan lindos que tuve la posibilidad de ir a tocar con otros proyectos: México, Chile, Perú, Colombia, Uruguay. Todavía como solista no tuve la posibilidad de ir y para mí es un deseo enorme. Así que, si todo va bien, mi intención es que este año y el que viene estar girando por todos esos países presentando el disco.

Es un placer poder conversar de esta manera con un artista emergente que va a dar mucho que hablar en los próximos años. Gracias por abrirnos la puerta a este reflexivo, sensible y potente universo que es X AMOR.

Acá pueden ver el Full Album de X AMOR

03/12/21

ÚLTIMAS NOTAS

Sala Silenciosa

Sala Parlante

ETIQUETAS