lunes 27 septiembre 2021

Benito Laren: Glitter y desfachatez con virtuosismo técnico

Daniela Laigle Saffier

El desafío de poder continuar con cierta normalidad en nuestra vida es constante. Eso incluye también al mundo del arte; la actividad artística que tanto se vió afectada por la pandemia, está en constante reinvención y va afianzándose de una manera acelerada sobre los avances tecnológicos ya establecidos.

“Cita con Laren”, es una muestra que puede visitarse en el micrositio de la Universidad ESEADE -diseñado especialmente para que les alumnes no pierdan la posibilidad de tener su ejercicio curatorial en el tramo final de la carrera- que propone un recorrido por la obra del artista Benito Laren destacando la fuerza y el poder de la cita. Mostrándola como una forma de apropiación -en el sentido positivo del término-, que Laren maneja con muchísima soltura.

En el marco de las ya incorporadas reglas de juego virtual se configura esta muestra. ¿Es posible reconectar con el arte desde lo virtual? Pienso que sí, que la presencialidad tiene una experiencia irremplazable pero que no hay que perder la posibilidad de mantener los espacios de reflexión y pensamiento. Fundamentalmente, teniendo a disposición las herramientas digitales que lo hacen realizable. ¿Es el mejor formato o el momento más adecuado para hacer una muestra? La verdad no lo sé como me dijo una querida amiga, no existe el momento oportuno ni perfecto, las cosas se hacen y hay que tener flexibilidad para afrontar las circunstancias que se presenten.

Entonces, es en este viaje-desafío en el que se embarca la curadora Marcela de Diago, quien señala: “la relación de Laren con la cita se remonta a su primera obra, una referencia a una pintura de Aniko Szabó que tituló Desde mi temperamental ventana. En este caso, el adjetivo “temperamental” se refiere a que la pintura fue realizada con témperas. Así es que su  inventiva y dominio del metadiscurso hacen que se divierta creando juegos intertextuales que cobran múltiples dimensiones. De esas apropiaciones, también llamadas citas, trata esta muestra”.

Benito, un sinvergüenza con muchísima técnica, es ese “bright” que es lo primero que nos llama la atención, volcando toda su destreza de buen camaleón en remasterizar artistas indiscutidos de todas las épocas y estilos.

Se destaca ese virtuosismo de su técnica de pintura sobre vidrio con papeles holográficos y un perfecto manejo del glitter o brillantina como la conocemos en Argentina. No se achica frente a ninguno de los grandes por dar ejemplos trabaja o re.- trabaja a Pettoruti, Xul  Solar, Aizenberg, Fontana, Berni, Lozza, Cándido López, Gumier Maier, Da Vinci, Picasso, Mondrian, Vasarely, Van Gogh, Dalí, Munch, Malevich, Warhol, Lichtenstein y Hokusai. Redobla la apuesta mezclando autores en una misma obra y desafiando todos los límites espacio-temporales.

Es en este multiverso que Laren nos ofrece la cita no como una simple reproducción del original, sino que nos invita a pasar a jugar con la intertextualidad y sus divergentes lecturas. Se puede ver claramente -y por cierto muy bien elegida como imagen de difusión- en la obra “Abrieron los Shopping” de 2020, en la cual se apropia y titula inteligentemente en el contexto pandémico por Covid-19. Resignifica la Escalera de la Bauhaus de Oskar Schlemmer en mostrar cómo nos afectaron las medidas sanitarias a nivel social y espacial en el contacto cotidiano.

No sé si es realmente importante discutir sobre la subjetividad o la objetividad con que leemos la obra, parecería que aún hay que seguir demostrando que siempre se habla desde donde estamos atravesados, como si eso no fuese una condición humana y hay que aclararlo una y otra vez hasta el cansancio.

Aquí vamos una vez más, Laren habla con humor e ironía del Arte con mayúsculas y de la figura del artista con una técnica magistral que tal como escribe Marcela de Diago: “Su versión de Le Moulin de la Galette, que integra la colección del Museo Nacional de Bellas Artes, es elegida para ilustrar la tapa de la guía (2015), mientras que la obra de Van Gogh original es colocada en la contratapa. Semanas más tarde ambas obras son expuestas a menos de un metro de distancia.”

Laren es sinvergüenza, atrevido, formalmente impecable. Sus materiales me hacen acordar a la infancia y eso me trae una sensación que la entiendo perfectamente en el cuerpo pero que no puedo explicar de manera completa. Demuestra a lo largo del tiempo que su brillantina no es liviana, sino todo lo contrario. Sus obras brillan como tesoros, joyas universales que son mías, son tuyas y son de todes en cualquier realidad, espacio y tiempo.

Para agendar: “Cita con Laren”

Curadora Marcela de Diago.

Coordinadora Curatorial: Mg. Eugenia Garay Basualdo.

La exposición virtual estará online desde el martes 15 hasta el martes 29 de junio inclusive  en el micro-sitio https://www.eseade.edu.ar/espacio-de-arte/ de ESEADE.

BIO

Benito Laren. San Nicolás de los Arroyos -1962.

Es pintor y escritor autodidacta. Se gradúa como técnico químico en 1983, actividad que suma a su obra por medio de la experimentación y combinación de elementos junto a sus conocimientos de dibujo técnico.

En 1987 crea una técnica de pintura sobre vidrio a la que llama “Pop Oh Art”, por tratarse de una mezcla entre el Arte Pop y la exclamación que produce la gente (¡Oh!) cuando observa sus obras. Utiliza toda clase de materiales y objetos como papel holográfico, glitter, vidrio líquido, y esmalte que, de acuerdo al punto de observación y a la luz, cambian y adquieren características cinéticas. Forma parte del reconocido “Grupo del Rojas”.

Su obra se encuentra en las colecciones del Museo Nacional de Bellas Artes (ARG),

el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires (CABA), el Museo Castagnino + macro (Rosario), The Blanton Museum of Art (Austin, Texas) y The Corning Museum Of Glass (New York), entre otros.

Expone regularmente en Argentina, Uruguay, España, Alemania, Corea del Sur y Estados Unidos.

ÚLTIMAS NOTAS

Sala Silenciosa

Sala Parlante

ETIQUETAS