martes 24 mayo 2022

8M: ¿Cuáles son las prioridades en la agenda actual del movimiento feminista?

Agencia Uno

Las luchas colectivas de los feminismos han evidenciado su capacidad organizativa y su compromiso por crear nuevas formas de participación. De cara a un nuevo 8M y para contribuir a un debate plural, indagamos sobre cuáles son las prioridades que debe incorporar la agenda actual del movimiento feminista.

 

Myriam Aravena, 38 años. Chile

El feminismo ha avanzado y, por ese mismo motivo, hay una reacción ultraconservadora y machista que busca frenar, e incluso hacer retroceder nuestros derechos. Las feministas debemos estar unidas y vigilantes para consolidar lo avanzado y seguir construyendo el camino hacia la igualdad. Ya lo decía Simone de Beauvoir: “No olvidéis jamás que bastará una crisis política, económica o religiosa para que los derechos de las mujeres vuelvan a ser cuestionados. Estos derechos nunca se dan por adquiridos, debéis permanecer vigilantes toda vuestra vida”.

Colectivo de la radio La Voz Indígena y el grupo de mujeres ARETEDE de Tartagal, Salta. Argentina

Es fundamental que fortalezcamos los espacios de construcción colectiva de mujeres originarias con el objetivo de: generar respuestas conjuntas en situaciones de violencia de genero; repensar las relaciones entre colonialismo, machismo y las múltiples rupturas en las relaciones de género originarias, proyectar caminos colectivos de perspectiva intercultural que permitan recomponer las rupturas en las relaciones de género, construir una agenda propia destinada a pensar soluciones en relación a las problemáticas de las mujeres originarias; formular, gestionar, construir espacios de salud intercultural que transformen la situación de violencia obstétrica (y otras violencias); y trabajar colectivamente para la recuperación territorial que permita reconstruir vínculos comunitarios y de género.

Mercedes Noriega, 40 años. Argentina

En primer lugar, es prioritario que atendamos a la agenda de cuidados. La pandemia demostró que las mujeres venimos cumpliendo muchos roles en esta materia, tanto en la familia como en la comunidad. Por esta razón, es fundamental construir una Ley de Cuidados y desarrollar más herramientas que nos permitan llevar adelante otras actividades que no habían sido prioritarias para muchas de nosotras: ocupar roles políticos, gremiales, etc. En segundo lugar, debemos ocuparnos de la salud mental y de las repercusiones que estas actividades tienen en nuestros cuerpos. Es una problemática que se manifiesta como una urgencia y por la cual queda mucho por hacer.

Cynthia Gruendling Juruena, 31 años. Brasil

Son muchas las preocupaciones de los movimientos feministas en Brasil, si se consideran las prioridades de cada uno de los colectivos que los construyen. Una pauta que considero muy relevante, teniendo en cuenta que el 2022 es año electoral en Brasil, es la lucha contra la violencia política de género. En 2021 fue aprobada la Ley N° 14.192, que establece normas de prevención y combate la violencia política contra la mujer. Si bien la legislación ha traído avances en la protección de los derechos políticos de las mujeres, sigue con indefiniciones sobre los conceptos de quien puede ser víctima y agente de la violencia política contra la mujer. Esas definiciones son necesarias para la adecuada aplicación de la norma, que consiste en erradicar aquellos actos que atentan contra el ejercicio de los derechos políticos de las mujeres.

Daisy Gabriela Valencia Altamirano, 31 años. Ecuador

Este 8M es necesario que profundicemos las luchas del movimiento feminista que faltan conseguir. El debate sobre la Ley del Aborto en diferentes países de Latinoamérica denota una falta de conocimiento en torno a la educación sexual por parte de funcionarios políticos y legisladores, y la sobreabundancia de opiniones que se desprenden de sus creencias religiosas. Por esta razón, es prioritario exigir la garantía de los estados laicos y de la educación sexual, para que los representantes puedan debatir sobre estas problemáticas con mayor conocimiento y desarrollar políticas públicas justas.

Anahí Rodríguez, 30 años. México

Sin duda alguna, la erradicación de la pobreza menstrual. Esto se define como la falta de acceso a la información adecuada sobre menstruación, a la falta de acceso a los productos de gestión menstrual (toallas, tampones, etc.) y a la falta de infraestructura y saneamiento adecuado. Niñas y adolescentes alrededor del mundo pierden entre el 10 y el 20% de sus días escolares al año por esta causa. La menstruación debe ser un derecho, no un privilegio. Es indignante que un proceso fisiológico nos obstaculice el acceso a derechos tan básicos como la educación. 

Tahimi Beatriz Medina Marcheco, 29 años. Cuba

El movimiento feminista debe centrarse en desterrar las expresiones de sexismo y neosexismo, sobre todo del ámbito laboral y, a tal efecto, alcanzar una tutela eficaz de nuestros derechos en el sector privado. También debe lograr que la mujer, en plena igualdad con el hombre, pueda decidir sobre cuestiones trascendentales, no solo en la intimidad de un hogar, sino también en el destino de un país. Por último, es fundamental erradicar la violencia de género y todas las formas de discriminación, aunando voces y rompiendo esquemas.

Larisa Rivarola Szabason, 46 años. Argentina

Desde la sociedad civil, debemos profundizar la exigencia al Estado para que se cumpla el acceso a la Educación Sexual Integral en todos los niveles y espacios institucionales. La educación es un derecho. El acceso a la información también. Sin educación sexual ni información garantizada por el Estado, será imposible detener la violencia hacia las mujeres, niñas, cuerpos gestantes y disidencias.

Nathaly Rosas González, 12 años. México

La época actual en México se distingue por la oportunidad histórica que tenemos muchas mujeres, quienes contamos con la fuerza y visibilización suficientes que nos permiten seguir en pie de lucha para lograr la total igualdad de aquellas que no están en las mismas condiciones; sin embargo, la meta aún está lejos. Hoy en día algunos estados de nuestro país manejan números rojos respecto al tema de la violencia de género, específicamente lo que a feminicidio se refiere, esa es la máxima expresión de la violencia en contra de la mujer, pero no es la única forma. Sería magnífico que se hiciera una cruzada nacional contra la violencia, -no sólo en contra de la mujer,- sino una especie de “reeducación”: es decir, la modificación de conceptos, roles, estereotipos y hasta creencias. El triunfo de una, es el triunfo de todas y quien lastima a una, nos lastima a todas.

Gabriela Aguilar Gaibor, 31 años. Ecuador

El movimiento feminista en Ecuador tiene por delante un desafiante panorama que afrontar mientras disputamos la autonomía de nuestros cuerpos en medio de un gobierno antiderechos. Con la reciente aprobación de la Ley para la no criminalización del aborto por violación se puso en evidencia, una vez más, que no tenemos un Estado laico y nos indigna escuchar a quienes lo representan cómo enuncian argumentos que legitiman la tortura y otras formas de violencia. Es un mínimo que las personas sobrevivientes de violación no sean forzadas a gestar, así que al imponer plazos y otros reparos hemos retrocedido. No se garantizó una ley justa ni reparadora, por lo tanto, en la agenda de colectivas y organizaciones feministas que exigimos derechos sexuales y reproductivos, que fijamos en el horizonte el aborto libre, asumimos el camino de seguir organizando la rabia, tejiendo redes para la despenalización social del aborto y reivindicando la alegría de acompañarnos juntas/juntes mientras decidimos sobre nuestras vidas.

Viviana Barra Iriondo, 30 años. Bolivia

Teniendo en cuenta el contexto socioeconómico actual, el gran desafío de los feminismos de nuestro país es la puesta en marcha de oportunidades en el ámbito laboral para las jóvenes ya que es difícil conseguir algún puesto de trabajo. Es necesario contrubuir con herramientas y acciones que nos permitan generar alternativas de empleo para quienes no cuentan con experiencia laboral luego egresar de la universidad.

ÚLTIMAS NOTAS

Sala Silenciosa

Sala Parlante

ETIQUETAS